viernes, 18 de abril de 2014

Película #35: Lost In Translation

Título: Lost In Translation.
Título original: Lost In Translation.
Director: Sofia Coppola.
Año: 2003.
Duración: 105 minutos.
Sinopsis:

Bob Harris, un actor norteamericano en decadencia, acepta una oferta para hacer un anuncio de whisky japonés en Tokio. Está atravesando una aguda crisis y pasa gran parte del tiempo libre en el bar del hotel. Y, precisamente allí, conoce a Charlotte, una joven casada con un fotógrafo que ha ido a Tokio a hacer un reportaje; pero mientras él trabaja, su mujer se aburre mortalmente. Además del aturdimiento que les producen las imágenes y los sonidos de la inmensa ciudad, Bob y Charlotte comparten también el vacío de sus vidas. Poco a poco se hacen amigos y, a medida que exploran la ciudad juntos, empiezan a preguntarse si su amistad podría transformarse en algo más. 


Opinión personal:
Me dispuse a ver esta película después de leer infinidad de críticas buenísimas sobre ella que la ponían por la nubes, y creo que esto ha influido en mi manera de ver la película más tarde. No me disgustó del todo, pero me esperaba muchísimo más.

Se nos presenta a dos personajes que llegan a la ciudad de Tokio, en la que no encajan: Bob, un actor que no está en su mejor etapa, y Charlotte, que está allí porque es donde le ha surgido trabajo a su marido. Se conocen en un bar, y su relación va avanzando hasta que se convierten en confidentes el uno del otro. Lo bonito de la película es que se descubren el uno al otro en una ciudad en la que ambos se sienten fuera de lugar. Es un concepto romántico, y no me parece que esté mal llevado, pero en mi opinión a la película le falta algo, aunque no sabría decir el qué.

El mayor problema que tuve yo es que estuve la mayor parte del tiempo esperando a que pasase algo importante, que hubiera un giro argumental, algo sorprendente - lo que fuera. Y no lo hubo, así que me sentí un poco decepcionada por haberme pasado toda la película expectante por algo que no llegó a ocurrir.

Lo que más me gustó es la delicadeza de las imágenes. La suavidad de las escenas y el hecho de que todo ocurra lentamente te da la oportunidad de meterte de lleno en la película, hasta el punto en el que te da la impresión de que tú también te encuentras allí.

En mi opinión, es una película que el espectador puede llegar a disfrutar mucho si le gustan las películas pausadas y sin mucha acción.

Tráiler:





lunes, 14 de abril de 2014

Reseña #28: I'll Be There: siempre contigo - Holly Goldberg Sloan

Título: I'll Be There: siempre contigo.
Título original: I'll Be There.
Autor: Holly Goldberg Sloan.
Páginas: 378.
Sinopsis:

La infancia de Sam Border ha sido bastante peculiar: su padre se fugó de casa llevándoselo a él y a su hermano cuando Sam cursaba segundo de primaria, y desde entonces los tres han malvivido en docenas de ciudades, siempre escondiéndose, siempre huyendo... Sam apenas sabe nada de cómo funciona el mundo, sólo se ha preocupado de proteger a su hermano pequeño, buscando comida para los dos, tocando una vieja guitarra y esperando que llegue el domingo para ir a misa y así poder escuchar música en directo.

Emily Bell es la hija mayor de una familia acomodada, tiene diecisiete años y cree que todo está conectado, que los actos más pequeños pueden provocar grandes cambios. Emily cree en el destino. Su padre, que dirige el coro de su congregación, le pide que cante un solo: "I'll be there". Ella no quiere hacerlo, pero no le queda otro remedio, así que desde la primera nota que entona pone toda su atención en el chico sentado en el último banco, como si cantase para él. Ese chico no es otro que el atractivo y oscuro Sam Border.  

Para ambos se trata de un momento mágico, especial. Tras un breve encuentro, Sam desaparece: su padre siempre le ha dicho que debía ser invisible y ya no lo es, hay alguien que se ha fijado muy bien en él y ahí empiezan los problemas para todos. El encuentro de dos mundos tan diferentes entre sí sólo puede traer complicaciones, pero ¿no dicen que el amor se crece ante la adversidad?

Opinión personal:
Ya no voy a hacer ni introducción a la novela porque en la sinopsis se cuenta todo lo principal y si digo algo más, probablemente sería spoiler.

Cuando empecé a leer este libro pensé que iba a leer una historia de amor complicada entre dos adolescentes, porque es lo que la sinopsis promete. Pero me decepcionó un poco. Emily y Sam se conocen y se enamoran, pero nunca se nos cuenta de qué tratan sus conversaciones o qué hacen cuando están juntos. Simplemente se dice algo como "y pasaron la tarde juntos" y ya. Yo necesito saber por qué se sienten tan bien el uno junto al otro a pesar de no tener nada en común. Eché mucho de menos conversaciones entre ellos, no acabé de entender por qué estaban juntos.

Hay varios personajes secundarios interesantes en el libro. El hermano de Sam, Riddle, es un niño autista al que presenciamos crecer mucho en muy poco tiempo, y es sorprendente. Es sin duda mi personaje favorito del libro, aunque sea muy reservado se gana el cariño del lector. Lo que no acabé de entender son algunos párrafos en los que se narran los pensamientos de Riddle como en prosa, o sea, ¿por qué en prosa? Eso me desconcertó un poco.

También está Clarence, el padre de Sam y Riddle: es un hombre claramente perturbado que me pareció interesante como personaje, pero lo odié por sus actos. Los padres de Emily me parecieron bastante pesados, se interesaban más por Riddle y Sam que la propia Emily, y daba la impresión de que lo único en lo que pensaban era en ellos, como si el que su hija tuviera novio fuera el fin del mundo.

Hay otro personaje que al principio pasa desapercibido, pero al que más tarde iremos conociendo más: Bobby. Es el típico niño rico popular, y está interesado en Emily. Entendí que le gustara y que ella le pareciera interesante, pero hubo un momento en el que me pareció que ese interés se estaba volviendo un tanto obsesivo, y la verdad es que acabó siendo bastante pesado, no me gustó nada.

Emily me decepcionó bastante. Al ser uno de los dos personajes protagonistas, me imaginé que la autora desarrollaría su personalidad y su manera de actuar mucho más. En las primeras páginas, que sirven de introducción, cuentan cosas muy interesantes sobre Emily, como que ella "colecciona vidas ajenas y secretos" y que "creía que todo estaba conectado", lo cual no se refleja en cómo se comporta más tarde. Yo creía que se nos hacía esta pequeña introducción para que la relacionáramos con hechos que ocurrirían después, pero no. Es como que la autora te da datos, pero que luego no valen para nada. El personaje de Emily se me hizo bastante aburrido, al contrario de lo que prometía, no me pareció nada interesante, yo hubiese preferido una protagonista con más carisma y personalidad.

Hay una parte en el libro que es como una "aventura" que viven Sam y Riddle. Vamos a ver, yo creía que iba a ser una novela de amor y poco más, entonces cuando vi que esa parte ocupaba gran parte del libro me decepcionó un poco. Quiero decir, el libro hace una serie de promesas que no acaba cumpliendo. No es que no me guste la aventura, pero si me apetece leer algo de romántica, pues no me quiero encontrar con todo lo contrario.

En fin, es un libro que me decepcionó en varios aspectos. Quizá no debería haber ido con expectativas, porque no es que me haya gustado demasiado. Es entretenido y fácil de leer, la pluma de la autora es sencilla y ágil, así que está bien darle una oportunidad, y quizá a vosotros os guste más que a mí.


domingo, 13 de abril de 2014

Fan Art #1: Harry Potter


1.fanart 
(also "fan art") 
Art of any form, usually electronic or drawn free hand, that uses characters or settings from a popular television show, novel, cartoon, anime, or movie as the subject.



¡Nueva sección! Desde hace tiempo que venía pensando en la idea de crear una sección donde muestre las pequeñas obras de arte que se pueden encontrar en internet hechas por fans de la materia que sea. No tiene mucha más ciencia, pero a mí me encanta verlo, así que, ¿por qué no compartirlo en el blog?

En la entrada de hoy, la primera de la sección, os pondré unas muestras de fan art (o fanart, a gusto del consumidor) por fans de Harry Potter. Atención: puede contener spoilers de la saga Harry Potter.



Este es un dibujo de Harry y Ginny jugando al quidditch, que me pareció super adorable :) Creo que está hecho en iPad o en alguno de estos programas de edición de imágenes.










Este gif es aun más mono si cabe: es el trío de oro en invierno junto a un pequeño fuego. Me gusta mucho este dibujo-gif en particular porque los personajes están hechos exactamente cómo se los describe en los libros, el pelo rebelde de Hermione, Ron siendo alto y desgarbado... [x].











Este dibujo es de mis favoritos porque está hecho a lápiz. Dadle clic a la imagen para verla en grande, vale muchísimo la pena, se admiran mucho más los detalles. Son como imágenes de la boda de Ginny y Harry preciooooosas. [x].







Este cuando lo encontré me pareció una pasada. Al principio dudé si ponerlo porque no sé si se puede considerar estrictamente fan art. Son como vestidos inspirados en las casas de Hogwarts, y por encima y debajo de cada uno pone una cualidad de esa casa (Sangre fríaCaballerosidad, LealtadTolerancia, Sabiduría - Creatividad, Astucia -Ambición). Es muy original y quería compartirlo. [x].











Estos son pósters minimalistas que representan a un personaje de cada casa:
-Neville Longbottom de Gryffindor.
-Cedric Diggory de Hufflepuff.
-Draco Malfoy de Slytherin.
-Luna Lovegood de Ravenclaw.

Me parecen originales, sencillos y bonitos [x].














Este me parece preciooooso, me encanta el color. En la página donde lo encontré pone que fue hecho con lápices y con Photoshop, y me asombra muchísimo que la gente pueda hacer cosas tan bonitas sólo con eso [x].








Este que os voy a mostrar ahora es lo mejor. Es una serie de imágenes hechas al estilo manga -que quede claro que yo no soy fan del manga ni nada por el estilo, pero esto es una pasada-, de todos los personajes relevantes en la saga. Va desde Voldemort hasta Harry y Dumbledore, pasando por Dobby, la familia Weasley, Hagrid, Snape...


(Lo siento por la diferencia de tamaño en las imágenes, se iban poniendo diferentes a medida que las subía xD).

Bueno, aquí se acaba la primera entrada de Fan Art. ¿Os ha gustado la nueva sección? ¿Cuál es vuestro fan art favorito? El mío sin duda es el último.

jueves, 10 de abril de 2014

Reseña #27: La Biblioteca de los Muertos - Glenn Cooper.

Título: La Biblioteca de los Muertos.
Título original: Secret of the Seventh Son.
Autor: Glenn Cooper.
Páginas: 430.
Saga: Will Piper #1/3.
Sinopsis:

Bretaña, siglo VIII. En la abadía de Vectis crece Octavus, un niño sobre el que pesa una terrible maldición: es el séptimo hijo engendrado por un séptimo hijo, y la leyenda le augura unos poderes diabólicos. Octavus no tarda en empezar a escribir una lista de nombres y fechas sin ningún sentido aparente. Pero poco después, cuando una muerte en la abadía coincide con un nombre y una fecha de la lista, el miedo se apodera de los monjes.

Nueva York, en la actualidad. Un asesino en serie tiene aterrorizada a toda la ciudad. Poco antes de morir, las víctimas reciben una postal con la fecha de su muerte escrita junto al dibujo de un ataúd. ¿Quién recibirá la próxima postal? ¿Quién será la siguiente víctima? ¿Quién está detrás de estas muertes?
Un secreto escalofriante, oculto desde hace siglos, está a punto de ser revelado.

Opinión personal:
Cuando me regalaron los libros de esta saga, no estaba muy segura acerca de ellos. Creo que nunca antes había leído misterio, y mucho menos un thriller histórico, y la curiosidad me pudo.

El personaje de Will Piper me gustó mucho; no es el típico héroe de libro guapo, joven y aventurero. Es un hombre de mediana edad solitario y cuya meta es por fin jubilarse en el FBI para pasar los años que le quedan relajado. En su juventud se había convertido en especialista en asesinos en serie, lo cual fue una de las razones por las que se le asignó este caso. En él, las muertes que se producen no tienen conexión aparente entre sí, no siguen ningún patrón como suelen hacerlo el resto de los asesinos en serie. Con Nancy, su nueva compañera/ayudante, al principio no se va a llevar muy bien, pero cuando se vayan conociendo su relación va a ir avanzando.

Después está la historia de los monjes de la abadía de Vectis. Contaba la leyenda, que el séptimo hijo de un séptimo hijo estaba condenado a cargar con una maldición. Octavus es llevado a la abadía a ser cuidado por los monjes; resulta ser un niño muy raro, que no se relaciona con los demás, y que lo único que hace es escribir fechas y nombres, cuando nadie ni siquiera le ha enseñado a escribir.

Por supuesto, estas dos líneas temporales están conectadas. He de decir que, cuando ves lo que ocurre en Vectis, es bastante obvio lo que está pasando en Nueva York trece siglos más tarde. De todos modos, sigue habiendo una incógnita que no es tan fácil de resolver: ¿quién está obrando así y por qué lo hace?

Algo que no me ha gustado nada es la cantidad de personajes y marcos temporales en los que se encuentran. Me abrumó un poco que hubiera tantísimos personajes, a veces no me acordaba de quién era cada uno y me los confundía constantemente. Hasta siguen apareciendo nuevos personajes a menos de cincuenta páginas de terminar el libro, y es un tanto frustrante, sobre todo para mí que soy bastante mala con los nombres. Y no sólo son muchos personajes, sino que están situados en muchos siglos y décadas diferentes, y estar pasando cada capítulo del siglo XXI al VIII ya es suficiente para mí como para añadir más.

El final creo que fue lo que más me gustó. La acción fue constante y se me hizo mucho más ameno que el resto del libro (que no digo que se me hiciera pesado). Para mí, fue sin duda la mejor parte, ya que hay un par de sorpresas muy inesperadas.

En cuanto a la pluma del autor, no me gustó demasiado. La historia me pareció bastante original, y no me molesta para nada que los personajes sean malhablados o vulgares, pero que en las partes del narrador salgan expresiones como "cambiarle el agua al canario" no sé, no me agradó mucho (llamadme lo que queráis pero no me gustan esas cosas).

Como ya dije antes, no soy asidua al género, así que no tengo con qué comparar este libro, pero creo que es bueno para introducirte en los thrillers históricos, es entretenido y original.


sábado, 5 de abril de 2014

Película #34: Nick & Norah: Una noche de música y amor

Título: Nick y Norah: Una noche de música y amor.
Título original: Nick & Norah's Infinite Playlist.
Director: Peter Sollett.
Año: 2008.
Duración: 90 minutos.
Sinopsis: 
Nick O'Leary, que frecuenta los locales de música "indie" de Nueva York con su grupo, acaba de romper con su novia, y ahora apenas es poco más que un joven sensible que toca el bajo y que tiene el corazón roto. Una noche, una chica le pedirá que finja ser su novio durante cinco minutos para esquivar a una antigua pareja. Así conocerá a Norah Silverberg, con quien no parece tener nada en común, salvo su gusto por el mismo tipo de música. Juntos se embarcarán en una noche llena de aventuras... 

Opinión personal:

Esta es una de esas películas que ves porque no tienes nada que hacer, y parecen un plan entretenido para una tarde de aburrimiento.

Nick es un chico sensible que todavía piensa en su exnovia, a la que le hace CDs personalizados con canciones que le gustan. Norah es una chica a la que le gusta la música, y que escucha los CDs que Nick hace y que su exnovia tira. Se conocen en un local donde pensaban que iba a tocar su banda favorita -sí, la de ambos-, y al final acaban pasando toda la noche juntos, conociéndose.


Sí, con sólo leer la sinopsis os daréis cuenta de que es una película muy predecible, muy parecida a las diez mil que hay de adolescentes enamorados. Pero a pesar de todo el tema de "ya sé como va a acabar", es muy entretenida y muy bonita.

La historia que se da entre Nick y Norah no es de amor desde un principio, empiezan siendo amigos, y luego poco a poco su relación avanza. Es verdad que todo ocurre en sólo una noche, pero es una historia muy tierna y se les coge cariño a los personajes.

Los actores no son geniales, pero tampoco lo hacen mal. Me gusta Michael Cera, tiene ese punto de rarito que le da un toque especial y cómico al personaje. Caroline, la mejor amiga de Norah, es una chica un poco alocada y muy fiestera, que acaba siendo el personaje más gracioso de toda la película (lo que me reí en sus escenas no era normal).

La banda sonora es lo que más me gustó, sin duda. El título promete mucha música, y sin duda cumple con esa promesa. Tiene un montón de canciones geniales que hacen que la película se pase en nada, y que se disfrute mucho más.

Tengo muchas ganas de leer el libro (de Rachel Cohn), porque promete ser mucho más tierno y divertido que la película. Está bien para pasar un sábado por la tarde en el que no sabes qué hacer.

Tráiler:




jueves, 3 de abril de 2014

Libros musicales #2/5.

Ya he encontrado otra canción mencionada en mi lectura actual.


Encontré "I'll Be There" de los Jackson Five, en la página 13 del libro I'll be there, siempre contigo, de Holly Goldberg Sloan (os traeré la reseña pronto).



Me parece una canción muy tierna :) ¿A vosotros os gusta?

viernes, 28 de marzo de 2014

Reseña #26: Harry Potter y el Prisionero de Azkaban - J.K. Rowling

Título: Harry Potter y el Prisionero de Azkaban.
Título original: Harry Potter and the Prisoner of Azkaban.
Autor: J.K. Rowling.
Páginas: 359.
Saga: Harry Potter #3/7.
Sinopsis:

Por la cicatriz que lleva en la frente, sabemos que Harry Potter no es un niño como los demás, sino el héroe que venció a lord Voldemort, culpable de la muerte de sus padres. Desde entonces, Harry no tiene más remedio que vivir con sus pesados tíos y su insoportable primo Dudley, todos ellos muggles, o sea, personas no magas. Igual que en las dos primeras partes de la serie -La piedra filosofal y La cámara secreta- Harry aguarda con impaciencia el inicio del tercer curso en el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. Tras haber cumplido los trece años, solo y lejos de sus amigos de Hogwarts, Harry se pelea con su bigotuda tía Marge, a la que convierte en globo, y debe huir en un autobús mágico. Mientras tanto, de la prisión de Azkaban se ha escapado un terrible villano, Sirius Black, un asesino en serio con poderes mágicos que fue cómplice de lord Voldemort y que parece dispuesto a eliminar a Harry del mapa. Y por si esto fuera poco, Harry deberá enfrentarse también a unos terribles monstruos, los dementores, seres abominables capaces de robarles la felicidad a los magos y de borrar todo recuerdo hermoso de aquellos que osan mirarlos. Lo que ninguno de estos malvados personajes sabe es que Harry, con la ayuda de sus fieles amigos Ron y Hermione, es capaz de todo y mucho más.

Opinión personal:
Bueno, después de esta sinopsis ya no hace falta que haga reseña, ¿no? No, en serio, me parece excesivo lo que se cuenta en la contraportada donde se debería dar simplemente algún indicio del tema del libro. Pero por suerte, el libro alberga muchísimo más de lo que dice la sinopsis.

Este tercer libro de Harry Potter es, para mí, muchísimo mejor que los anteriores. Y si los anteriores ya los adoraba, os podéis imaginar lo que me gusta este. Quizá es porque en esas 100 páginas que tiene más que los otros, Rowling añadió más detalles y desarrolló una historia que, para mí, es de las mejores de la saga.

En esta entrega, llegamos a conocer un poco más del pasado de la familia de Harry. Él no sabe nada de sus difuntos padres ni de su vida como magos, pero en El prisionero de Azkaban, se nos va desentrañando más y más de cómo llegó Harry a ser huérfano, o sobre la vida de sus padres y sus amigos en Hogwarts. Rowling está haciendo esto constantemente: te cuenta una aventura principal que vive Harry -en este caso, la de Sirius Black-, pero en la misma, mete detalles que más tarde en la saga se mencionan o personajes que cobran más importancia después, creando así una red enorme y haciendo el mundo mágico mucho más interesante.

La evolución de los personajes es algo que está presente en toda la saga, pero en este libro en concreto, me gustaría mencionar cómo crece Hermione. Sin duda, ella es la que más cambia y madura en este libro, se la ve diferente, mayor y con iniciativa, incluso más valiente y decidida.

Por supuesto, como es un universo mágico, se nos vuelve a llenar la cabeza de criaturas fantásticas como hipogrifos o boggarts. Pero hay unos seres que toman mucha importancia, los dementores, ya descubriréis por qué. El quidditch también es algo que me encanta, y en esta entrega está mucho más presente que en las dos anteriores. Otra innovación es que Harry y sus amigos empiezan en este curso las clases de Adivinación, una nueva asignatura con una profesora un tanto inusual.

Se introducen dos de mis personajes favoritos: Sirius Black y Remus Lupin. Como todos los personajes que Rowling crea, su influencia va mucho más allá de lo que se cuenta en este libro, pero no nos adelantemos a los hechos. En El prisionero de Azkaban, Sirius Black es uno de los personajes clave de la historia principal: es un fugitivo de la cárcel mágica que, al parecer, va tras Harry. Lupin es el nuevo profesor de Defensa Contra las Artes Oscuras en Hogwarts; es un personaje entrañable, desde el primer momento le cae bien a todo el mundo, y para mí, es el mejor profesor de Hogwarts.

El final es totalmente épico, en las últimas cincuenta páginas es imposible despegar los ojos del papel, la aventura y la acción son constantes.

Sin duda, si os han gustado los libros anteriores, este os va a gustar muchísimo más. Es mucho más adictivo e intrigante, y cuando te das cuenta, ya estás leyendo el siguiente libro.


De esta saga: